Tik tok, tecnognosis y caballos de Troya

Tiempo de lectura: 2 minutos

Moda filosóficas se extienden, como el aceleracionismo y nacen muertas, ya en los 90 Hakim Bey, en su «carta a Valencia» señalaban que el utopismo Hacker era pura tecnognosis (1), una trampa. A la reivindicación del cuerpo liberado añado otro argumento, el internet del copyleft, los nodos y la interacción anarco-comunista ha sido sustituido por la dictadura del data mediada por las corporaciones, que de una posición libre, autónoma e igualitaria surjan jerarquías es un argumento que no gustará a los anarquistas rousseaunianos pero es digno de consideración. En el aparato biológico humano hay impulsos gregarios, serviles y despóticos a los que debemos oponer contrapesos, transcendencias e integraciones. Aprendamos de Jung y de sus reflexiones sobre la sombra.

Entiendo internet y las tecnologías de la virtualidad y el espectáculo, pienso en los Gameplays, o como diría Platón, la sombra de una sombra (2), como un pináculo en una escala de necesidades que puede apoyar pero nunca sustituir la integración y armonización de la materia, el cuerpo y los ecosistemas (3). Eso no está sucediendo, tenemos a una masa de esclavos hipnotizado por el Soma del espectáculo: estímulos inmediatos, supernormalidad, ley de Pareto y efecto líder hacen el resto, un círculo vicioso donde las carencias de la vida inducen a conectarse al Soma digital, auténtico veneno prefabricado por corporaciones multimillonarias.

Pero quedarnos en la crítica moral es jugar con un marco de perdedores, Tik Tok empieza a batir a YouTube e Instagram porque combina vídeo (imagen en movimiento siempre mejor que fija) con clips muy cortos (el tiempo de atención es cada vez más corto). Debemos ser caballos de Troya e infiltrar, mediante esas condiciones aparentemente superficiales, posibilidades varias de emancipación: creatividad amigos.

Notas

(1) la herejía gnóstica desarrollan esa idea órfica de que el cuerpo es una tumba, la tecnognosis piensa que la tecnología nos liberará literalmente del cuerpo, no creo en esa posibilidad, lo que hay que hacer es potenciar el cuerpo, transcenderlo con integración y harmonía.

(2) Platón decía que el arte, que era una imitación del mundo sensible, era la sombra de una sombra. Pues imaginad que dado que jugar a los videojuegos es en sí una simulación de la vida (caza, recolección, lucha, construcción y desarrollo personal) ¿Qué coño no será ver a otra persona jugando?

(3) Que suframos una crisis climática y ecológica y estemos distraídos con entretenimientos es un proceso bidireccional que resulta trágico.