Basura sudada

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Gente en la playa. Los poderes de Saturno reinan sobre mis largas pajas: como comida, de manera compulsiva, para tapar mi cobardía. Observo la vida de otros con más testosterona y animo y mi cerebro, corrompido por el medio, que es mensaje, engendra pestilencias.

Duermo en la terraza, la luna llena cubre todo con su manto. Tengo la esperanza de que este escrito, donde suelto mi estado temporal del ser, que tiene mucho de ilusión tóxica, funcione como catarsis. Decir que soy basura sudada es excesivo, es cierto que no estoy cumpliendo con mis metas, que intento que sean exigentes pero tengo la voluntad y tengo los medios, todo este sentimiento de culpa es combustible, parte incómoda de este proceso.

Mientras tiraba la basura fantaseaba con un chamanismo urbano, que entrar en contacto con seres de la chatarra y la corriente eléctrica. Esta tarde también he pensado en escribir sobre el concepto de transcendencia y regresión, como existe un anhelo de superación pero está superación se hace quebrando el antiguo sistema creando desequilibrios que solo se curan con una regresión pero no auténtica sino transcendente, un movimiento en espiral constante.