Cambiar de PLANES

Tiempo de lectura: 3 minutos

No puedes estar cambiando de plan siempre. Te lo digo porque yo soy así, la mezcla de la abundancia económica, el apoyo familiar, el perfeccionismo, la abundancia de información y opciones junto con una mentalidad creativa y disruptora han provocado en mí que haya cambiado de planes demasiadas veces.

Eso es un problema.


Hay que diferenciar entre la necesaria adaptación a nuevas circunstancias, la posibilidad de añadir nuevas rutas en nuestro mapa táctico y estar siempre cambiando de ideas en base a impulsos y modas. Es por eso que he estado pensando en cómo adaptar una mentalidad correcta que permite ser estable con los planes y al mismo tiempo poder disfrutar de las pequeñas gemas, caóticas y disruptivas que provienen de estar abierto a nuevas ideas y proyectos. La voy a llamar…


Despensa de planes


Las despensas nacen en el momento en el que obtenemos más comida que la que podemos consumir, de ahí surgen las distintas tecnologías de conservación de los alimentos que permiten generar más seguridad alimentaria. La despensa de planes, por analogía, es el acto de guardar ideas y proyectos interesantes que no podemos ejecutar ahora. Hasta aquí no he añadido nada especialmente novedoso: ya existen los blocs de notas, tanto físicos como digitales y la gente suele apuntar cosas que no pueden llevar todo el tiempo en su cabeza. Lo jugoso es lo que te voy a enseñar ahora: Cómo organizar esta despensa, qué planes guardar, cómo guardarlos y cómo consumirlos. Es por eso que se hace necesario hablar de varios factores, que son:
– Jerarquía de planes
Jerarquizar, ordenar de mejor a peor es un movimiento básico e imprescindible de la cognición humana. Todos nuestros planes no son iguales, y aunque nunca estamos seguro de cual nos proyectará al éxito sí que somos consciente de que hay planes que tienen buena pinta, apoyados en la ciencia, la experiencia y en la predicción racional y planes que son el equivalente a lanzarse a una piscina vacía. Ahí es donde tú tienes que hacer tu trabajo, elegir tu mejor plan y desarrollarlo, trabajar en él y finalizarlo si es un proyecto con plazos concretos.
– Cópula de planes
Hay veces que elementos de tus proyectos aparcados pueden enriquecer tu plan original, no temas a la unión y reproducción entre elementos diferentes;desde la biología pasando por la psicología y llegando a la ontología más subyacente la unión entre lo diferente es un básico, no desperdicies ese poder. Así que si estás embarcado en la escritura de tu ensayo pero al mismo tiempo te gustaría empezar a escribir poesía ¿Por qué no meter una de tus poesías en el ensayo?
– Muerte de planes
La pasión destructiva es una pasión creadora, que decía Bakunin. Sin muerte y eliminación no hay espacio físico, emocional e intelectual para lo nuevo. No temas descartar lo que no funciona, existe un fenómeno, el cual he vivido y vivo un montón que es el apego emocional a un plan o método concreto. Hasta cierto punto es natural, te lees un libro de cómo hacerte rico, te gusta, te emociona, aplicas sus pasos, sigues al autor en youtube y estás deseando que funcione ya que suena muy bien. Pero no funciona tan bien, por eso intenta prestar atención a métricas concretas, a aspectos cuantitativos que son menos susceptibles de distorsión y emocional y márcate fechas concretas, del estilo «si para un mes éste método no ha producido X lo abandono».


Conclusión pedante.


Nuestra psicología animal es más bien reactiva, le gusta X y aplica Y para llegar a X. Es por eso que es tan difícil llevar en la mente, de manera ordenada y clara diferentes proyectos, con un grado de incertidumbre que resulta penoso para nuestra cognición y que implica cuestionarse a uno mismo de manera constante, lo cual es muy difícil dado que el autoengaño es una premisa de nuestra cognición. It is not a bug but a feature. De tal manera estas herramientas que creo, que implican la tecnología escrita, para no depender de una memoria escasa y situacional, y estas heurísticas que creo son una muestra de que la inteligencia huana constituye, en sí misma un trascendentalismo, una superación de las condiciones biológicas básicas. En ese sentido fenómenos modernos y excesivos como el transhumanismo no constituyen una anomalía ex nihilo sino el fruto de un largo proceso de sedimentación cultural, una geología de la actitud, la técnica y la institución que construye ángeles de acero y genoma sobre las espaldas de catedrales, sílex y chamanes embriagados.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *