Cómo desengancharse de facebook

Tiempo de lectura: 3 minutos

Lo único que tienes que hacer es crear una red social para ti mismo.

Eh ¿?

Ya oigo el rumor…

Qué paradoja, una red social de por sí, de facto, como a priori existencial, no puede ser para uno mismo. Así que no sé qué coño haces escribiendo esta gilipollez, espero que la borres porque…

Tranquilo socio, déjame jugar con las metáforas un poco. Lo que me interesa de Facebook es cómo ha creado un agujero negro en el que la atención, tiempos y energías de millones de personas son abducidas y, vía algoritmo y neuromarketing, convertidas en dinero para las élites transhumanistas de Silicon Valley. Yo soy un poco cabrón, y de los malos hay que aprender, y me pregunto, mas allá de cabrearme, mas allá de votar a Elizabeth Warren para que salomonice los duopolios digitales, mas allá de quitarme el facebook y volver con el rabo entre las piernas, me pregunto si no puedo crear esa trampa de atención PARA MÍ MISMO.

Oh dualismo de dualismos, el error de Descartes está a tope ¿Cómo YO pretendo poner una trampa a YO? Pues sí se puede, jeje, básicamente es una de las estructuras psíquicas profundas de la tecnología del yo occidental y ahora no voy a cambiarla yo, que soy un simple masilla.

Pecho hundido y pa´fuera

Lo que hace que dediques tiempo a facebook y no a tu proyecto X, es que Facebook es cómodo, pasivo, implica socialización, tiene un sistema de notificaciones que te inyecta microdosis de dopamina. Hay más factores, como el diseño de la web pero eso es el chocolate del loro. Con estas claves podemos diseñar gatillos que disparen en nuestra psique una respuesta parecida a la que produce en nosotros esos parásitos llamados redes sociales virtuales:

Comodidad y pasividad: Si la tarea en la que estás enfrascado es muy incómoda mira a ver en qué aspectos puedes hacerla más cómoda. Por ejemplo si hay dos gimnasios elige el que esté más cerca de tu casa, perdóname el ejemplo para tontos pero tengo el cerebro hecho misto ahora mismo jijiji.

Sistema de notificaciones: Puedes diseñar tu propio sistema de notificaciones, uno que funciona muy bien es crear micro-objetivos y tacharlos una vez cumplidos, parece una gilipollez pero es satisfactorio tachar esas cositas. Esto combinado con el uso de puntos mágicos es una buena sinergia de notificaciones.

Socialización: Las redes sociales secuestran nuestros instintos sociables primates, son más viejos que nuestra especie, son muy poderosos y si no los satisfaces tú los va a satisfacer Zuckerberg. Hay varias maneras, por ejemplo puedes trabajar en proyectos grupales, que impliquen conectar y hablar con otra gente o puedes, cada vez que hayas pasado un tiempo trabajando en tu proyecto compartirlo y posturear un poco en redes sociales, sería una maquiavélica manera de transformar el plomo en oro, de sublimar esa pandemia que es la demostración de estatus.

En conclusión, como explican aquí:

Debemos pensar en la tecnología como una droga que altera nuestra conciencia para decidir hasta qué punto queremos seguir alterándonos o para orientarnos al menos en el viaje.

Qué interesante ¿No? Cuando se ve de esa manera podemos observar la tecnología de una manera mucho más interesante y evitar caer en sus trampas. Y es que al igual que las drogas la tecnología cambia nuestra percepción, con ella transformamos el mundo y ese mundo que nos ha transformado nos transforma a nosotros. Siendo conscientes de ello podemos usar la tecnología, en ciertos entornos, como un potenciador de nuestras habilidades y al mismo tiempo ser conscientes de que la tecnología, construida por otros tipos con intereses concretos, puede ser un potenciador de sus vidas, no de las nuestras, ya lo decía mi admirado William Blake.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *