Días de la semana y magia

Tiempo de lectura: 5 minutos

– Los secretos más ocultos están a la vista de todos – Yole estaba moliendo con su grinder unas hebras de tabaco – Y para más ocultamiento se ocultan detrás de un obvio y falso secreto.

Me llamo Faenia. Sí, tengo nombre hippie, lo sé amigo lector. Cosas de mis padres, y aunque no paro de pelearme con ellos, porque se han vuelto muy carcas, yo he salido a ellos. Empecé por la musiquita, escuchaba a KLF, a tame impala y los viejos clásicos de grateful dead. Me dejé rastas, aunque me las acabé quitando porque son apropiación cultural y me aficionó a la mama hierba. Llevaba años leyendo los best-sellers de Yole y decidí bajar al alto mateixo desde mi casa de la rioja y visitarlo. Es un cuarentón, fuerte, con mucha mandíbula y con pelo. Se rie mucho y a veces se pone serio. Tan extravagante como en sus libros. Cuando llegué a su casa en la cascada me dijo que pasara sólo si mi pudor me lo permitía, pasé y se estaba afeitando el cuerpo con un máquina de cortar el pelo. Lo único que lo cubría era una caña de madera, estilo aborigen, que tapaba su pene.

– He estado pensando en una cosa muy obvia pero en la que nadie piensa, en los días de la semana – la máquina, con su zumbido opacaba el sonido del agua y de los pájaros – bien, obvio es que los días de la semana están consagrado a varios dioses del panteón clásico, si has leído con atención mis libros verás que aparece muchas veces la estructura de lunes/luna, martes/marte, miércoles/mercurio, jueves/júpiter, viernes/venus, sábado/saturno y domingo/sol. Pero en lo que nadie ha reparado es en el orden ¿Por qué en ese orden? En toda metafísica de lo real es tan importante los objetos como la red de relaciones entre ellos, ah, ven, ayúdame aquí que no llego – Me pidió que le afeitara los pelos de espaldas y hombros, con pudor apenas tocaba sus fuertes hombros, velludos y viriles – Pues bien, es obvio a la primera pensada, mira Faenia: La luna es el primer día, la luna es un símbolo uterino, un huevo blanco que va creciendo cíclicamente, es el origen, y como todo origen está preñado de deseo e ilusiones, al igual que la luz de la luna crea extraños reflejos en la noche así sucede con el lunes, que es un comienzo. Ahora pasamos a Martes, consagrado a un dios de guerra, ira y conflicto, otra obviedad, todo deseo hay que pelearlo, lucharlo y esforzarse por él, incluso arrebatarlo de las manos muertas del otro. Llegamos a Miércoles, día dedicado a Mercurio y/o Hermes, digo y/o porque existe cierta ambigüedad inevitable sobre si son la misma figura. Pues bien, dentro de una secuencia de 7 el tercer día es lo más cercano posible a estar a la mitad y es correcto porque Hermes es un dios de las encrucijadas, de los límites. Él, es delgado y grácil tal como lo es la palabra y comunicación que él preside y navega, igual que el viento de nuestras palabras es rápido e invisible así es Hermes, patrón también de la magia ya que esta siempre está entre dos mundo, bien, coge la cuchilla si te place – Con su mano me dio una vieja cuchilla de afeitar y una pastilla de jabón casero – Es para que deslice mejor la cuchilla – Iba con mucho cuidado, tenía miedo de dañar e irritar al famoso escritor – Pues bien llegamos a Jueves, oh gran soberano y conquistador, júpiter, el más grande y el más poderoso, no te creas que es necesario ser un rey para ser favorito de Júpiter, sólo te hace falta dominar. Incluso un preso, que adecenta su celda, la limpia y la tiene a su gusto está llevando a cabo un instinto territorial y madreguil, tal como explica Timothy Leary en sus memorias ¿Lo has leído?

– No – Me sentí un poco avergonzada – ¿No es un tipo que estaba a favor del LSD?

– Correcto pero vago e impreciso – Yole rió un montón, con una voz cavernosa – Pues bien Júpiter es cuando uno conquista, lo que era deseo en luna, lucha en marte, inteligencia y comunicación en miércoles es soberanía en Jueves y de ahí saltamos a Venus, ya que ¿Qué es lo primero que hacen los reyes? – Con su mano agarró mi muñeca, yo en ese momento le estaba afeitando la zona lumbar, se me quedó mirando en silencio con una mirada perforadora.

-¿Mandar?- Hice una mueca de duda.

-Jaja, qué poco has mandado. FOLLAR. Eso es lo que hacen los reyes y por eso llegamos al día de Venus, que no sólo es el día del eros en un sentido genital sino que es la expresión de los diversos placeres sensoriales, comida, drogas, buenas sedas, agradables aromas. Es el momento, si nos vamos a un punto más abstracto, donde el deseo, una vez conquistado ahora es devorado, gozado y enjoyed like dicen los anglos. Pero esto no es eterno, todo placer es efímero como sabe toda filosofía moral y ascética desde hace más de 2000 años y por eso llegamos a Saturno, el anciano titán y padre de los dioses representa los límites, la muerte, la degradación y la melancolía. Ningún placer dura para siempre y ahí está sábado, justo detrás de viernes para recordarlo.

-Putada- le dije, le pasé la pastilla de jabón con mucho cariño por las axilas.

-Ten paciencia, Faina. Lo mejor está por llegar – Me miró y me sonrió – Después de la muerte llega la resurreción del domingo, ala, el sol que estaba muerto en la noche vuelve a salir, no es de extrañar que los cristianos hicieran un sincretismo claro con el domingo, y es que después de toda muerte, de todo límite uno sale más fuerte, nuevo, renovado, lleno de luz. El sol es un símbolo de lo mejor de nuestra naturaleza que sólo nace después de todo un ciclo, que te acabo de explicar pero ojo, que esto no termina. El sol tiene sueño, se va a dormir y venga, despierta en lunes, con nuevas ilusiones y deseos a través de los cuales tendrá que navegar.

– Pues es muy interesante Yole, me gustaría contarte algunas cosas sobre lo que has dicho pero ayúdame tú ahora a afeitarme las piernas, que las tengo peluditas – Me reí mucho, a veces me da vergüenza todo lo que me rio – El se arrodilló ante mi y primero me quitó los deportivos de montaña, me avergoncé un poco de mis calcetines rosas y de corazones, el me los arrebató de manera gracil.

-Cúentame tus dudas- Empezó a frotarme.

– Pues a ver, por donde empiezo, sí todo encaja pero es que en mi experiencia, y además creo que uno de tus personajes lo explica muy bien es muy fácil hacer que todo encaje, no hay que calentarse la cabeza demasiado.

-Sí, eso es un homenaje que yo hago a Robert Anton Wilson y su «el pensador piensa y el demostrador demuestra».

-Ah, ya, de Prometeo ascendiendo- le respondí entusiasmada.

– ¡Eso es! – también estaba entusiasmado. Ahora estaba pasando la cuchilla desde mis muslos, al descubierto con mi shorts lilas, hasta el tobillo.

– Pues eso, es interesante pero puede ser una simple cosa que te has inventado, con todo el respeto.

– Has dado en la clave sin querer ¿Qué mas da? – Yole elevó la voz de forma alegre – Apenas existe diferencia entre descubrir una clave oculta y crear una nueva clave oculta, en todo caso mediante la magia de la palabra estás reencantando el mundo, uniendo cosas que estaban separadas, dado que en muchos casos no tenemos evidencia a favor de una opción, la de que es algo descubierto, o de otra, la hipótesis de la invención, jugamos con las dos. Es como con el tarot, Faenia. Seguramente el tarot empezó como un juego tonto pero capas de significado se fueron añadiendo, otro esquema evolutivo muy interesante por cierto, y es que el mito, aunque en los mitos esté al principio, en realidad está al final, todo empieza como banalidad y grosería y acaba, ornamentado y poderoso.

Yole terminó de afeitarme las piernas, me paso sus manos por ellas y me dijo <<perfecto>> y me invitó a pasar dentro a comer algo <<hoy toca arroz a la cubana, a mi me gusta añadirle mostaza>>.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *