EL ARTE PUEDE CAMBIAR EL MUNDO

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para producir algo importante hay que producir mucho. Existe evidencia de que los periódos donde artistas y científicos generan sus grandes joyas es cuando estaban trabajando más, produciendo al mismo tiempo sus obras de peor calidad. Esto en parte es por un fenómeno muy interesante, un artista apenas puede producir la reacción del público. A veces hay trabajos donde pones todo tu corazón y energía y apenas son advertidos y cosas que has hecho rápido y corriendo resultan ser un hit.

Al mismo tiempo me pregunto que no basta con producir más sólo, si convertimos esto en un fetiche, en que hay que terminar cosas como sea, entonces puede ser que en vez de generar joyas produzcamos carbón por la simple prisa. El trabajo debe ser poderoso y significativo. Al final todo esto es una cuestión de genera un equilibrio, ponerte una fecha de publicación y de entrega es una idea interesante, pero al mismo tiempo poner todo nuestra energía y pasión en ese trabajo, pretender, eso es el mínimo, generar el mejor de su género.

Hasta aquí es fácil pero nos obliga a pensar en cuestiones relacionadas. Por empezar con una pienso qué significado tiene, dado los cambios sociales, dedicarte a crear productos culturales. A un nivel superficial eres simplemente un autónomo más, compitiendo en el océano rojo del entretenimiento, en lo que es un círculo virtuoso para el PIB y vicioso para la biosfera a mayor productividad y liberación de tiempo libre más necesidad de consumir bienes y servicios que nos entretengan en ese tiempo libre lo cual nos exige trabajar más y tener menos tiempo libres. Hasta este punto el desafío de Pascal sigue vigente. Yo no compro ese frame, es aceptar el marco e interpretación del enemigo. El arte, aunque (o porque) siempre ha tenido funciones lúdicas también ha estado acompañado de funciones sociales y chamánicas. El brujo fue el primer teatrero y narrador, en la antigua grecia, si se observa como funcionan los antiguos mitos, no se pueden separar de sus aspectos literarios y narratológicos. Es un hilo de pensamientos interesantes, partir de una premisa así te desmarca, en vez de ser un data más dentro de la marketplace de Amazon, queriendo satisfacer el bajo común denomidador programado por las fuerzas ciegas del moloch civilizatorio nos convertimos en creadores.

De verdad, seguid leyéndome porque esto es importante. Aunque sea mentira añadirle siempre épica, colorines y locura a vuestro modo de vivir. La mentira, cómo atestiguan los mitos nativoamericanos, es una fuerza creadora, un caos que destruye lo viejo y da nacimiento a lo nuevo. Cierta dosis de autoengaño nos puede conducir a caminos nuevos en los cuales nunca transitaríamos si siguiesemos las proyecciones, predicciones y programaciones de un entorno pasivo, cobarde y abúlico. Cuando el riesgo es mínimo, y no existen posibilidades de arruinarte totalmente o de quedar partido por la mitad en una carretera, entonces, en ese momento, el único riesgo es no tomar riesgo y en mi caso comprendo que lo que es de verdad un riesgo es no proyectarme y no pretender cambiar el mundo con el sólo poder de la palabra. Es algo lejano y difícil, no sé cómo lo voy a hacer pero el sólo hecho de decidir hacerlo funciona como un vigoroso energizante.

CA MON

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *