EL MÉTODO GEMINI [magius]

Tiempo de lectura: 5 minutos
Una escena de "el método gémini". Un cádaver cuelga boca abajo de un gancho.

La mafia es una organización secreta. De la mafia habla el cómic de Magius; El método gemini.

En EEUU la mafia se autodenomina «la cosa nostra» y siguen siendo una organización secreta. El 17.1 del código penal español habla de conspiración criminal, el concepto-átomo de lo que son las organizaciones criminales.

Eric hobsbawm en rebeldes primitivos habla de las sociedades secretas revolucionarias, tan criticadas por Marx por considerarlas supersticiosas. Los rituales, los pactos secretos para no hablar y los símbolos unen, bien lo saben los masones de los cuales beben tanto en ideas como en orígenes directo las sociedades secretas revolucionarias, sin ellas no se puede entender a los camisas rojas de Garibaldi. Ahí hay un hilo histórico del que se puede tirar para rastrear a la mafia.

“I´m a made guy” gritaba Ralph Ciffareto a Tony Soprano, y es que ser “hecho”, iniciado era, como decía Henry Hill “una licencia para robar” (1). En el método gemini hay varias iniciaciones, las obvias, las del ritual paramasónico y pseudocristiano y las que no son obvias, las del joven que se flipa con las películas de gángsters y se hace el amo de su barrio, la iniciación de participar en la puñalada y disparo (¿Sobre qué dos armas jura la cosa nostra? Tira del hilo) y el despiece.

También la iniciación en los mundos del dinero, tanto la banca (2) como el arte moderno, los cuales, cómo se refleja en la pintura abstracta roja están sostenidos, en última instancia, por dos cadáveres colgando.

Una historia, en el sentido original que practicaba Heródoto, es la que encontraréis aquí; John Gotty, Roy Demeo, Carmine Galante, Paul Castellano… Paranombrados aparecen todos, en una escala cromática simple e impactante, en un mundo donde la muerte y la violencia garantizan los coños, donde el ritual y el secretismo, era una institución para que los hombres dominaran a las mujeres, cazaran animales y mataran a otros hombres. Estas tres acciones aparecen en el método gemini y a partir de ellas podemos tirar del hilo rojo carmesí que relaciona a la mafia con otras sociedades secretas:

Sólo para hombres-pájaro

Debajo de ese traje hay un «made-guy»

Los misterios de la sangre, en origen eran femeninos. El sangrado menstrual era, para el pensamiento mágico, una conexión poderosa entre la vida, la luna, los ritmos de la naturaleza y el asesinato sagrado durante la cacería. En algún momento, durante algún punto alfa de la historia los hombres arrebatamos a las mujeres ese poder mágico-político.

Y una de las maneras fue con un símbolo iniciático que perdura en nuestros tiempos, el piercing: los chavales abandonaban el regazo de la madre, y para demostrar lo machos que eran se juntaban con otros hombres y aceptaban el dolor de ser penetrados y sangrar, ahí un prometeo primitivo y machista robó el misterio. Un ejemplo concreto de estas sociedades secretas es el Nggwal de Nueva Guinea, los hombres se congregan alrededor de un culto prohibido a las mujeres y a los jóvenes no iniciados: El nggwal es un pájaro antropomorfo, violento y con gran apetito por la carne.

Los pertenecientes al culto asesina, este culto funciona como una máscara que diluye la culpa social. Se cree que estos cultos cumplen funciones cooperativas ya que unen, bajo la excusa de una misma celebración, a hombres de diversas tribus.

En esto, podemos enlazar al hilo de la mafia, conocido es Lucky Luciano, padre fundador de la mafia por crearlas 5 familias y la comisión, esta era una manera de crear orden, reglas y sentido de pertenencia a lo que de otra forma hubieran sido anárquicas bandas de delincuentes, pero no idealizamos al Nggwal, tal como en la mafia también se forma como una organización parasitaria del cuerpo social a la que pertenece:

4) the older men use the cult secrecy to their advantage to monopolize access to resources/knowledge/women when possible. The social control by the older males over the women, children, and younger male competitors may help sustain the cult, as once the younger males are old enough to gain status, learn the secrets and have influence, they start to benefit from the cult practices. All of these factors often seemed to be at play in the Tambaran cult and their devotion to Nggwal.

«Los hombres viejos usan el secretismo del culto a su favor para monopolizar en lo posible el acceso a recursos/conocimientos/mujeres. El control social por parte de los viejos sobre las mujeres, los nichos y los jóvenes competidores ayudan a sostener el culto, una vez que los jóvenes se hacen lo suficientemente mayores para ganar estatu, aprender los secretos y tener influencia, ellos empiezan a beneficiarse de las prácticas del culto. Todos estos factores parecen estar en juego en el culto tambaran y en su devoción al Nggwal.»

Acceso a recursos, conocimientos y mujeres por parte de hombres maduros es casi una definición exacta de lo que hacen los mafiosos del método gemini.

Los constructores de puentes

Hay una escena de los Soprano en la que los miembros de la banda están torturando a un judío ortodoxo, éste, que se resiste estoicamente les explica la historia de masada, de la suicida resistencia judía contra las legiones romanas y les dice a Tony Soprano y Paulie Gualtieri:

«- Decidme ¿Donde están los romanos ahora?

-Los tienes delante, gilipollas» le responden.

En la antigua roma los constructores de puentes eran los pontífices, y formaban un colegio sagrado, donde los secretos de la arquitectura y de la religión (3) eran compartidos. El jefe de todos ellos era el pontífice máximo, título del que se adueñó César Augusto y del cual se adueño el papado, cuando impuso su soberanía en Roma, la cual perdura.

El imperio nunca cayó.

Siglos después otra sociedad de constructores, en este caso de catedrales, para mayor gloria del papa; los hijos de la viuda, extendieron su influencia por todo el mundo moderno, una influencia tanto directa como simbólica. No sabemos cómo pasó pero se implicaron en un mismo espacio una logia masónica, la mafia y el vaticano, y alguien sacrificó al banquero, a Roberto Calvi ¿Donde? Venga si ya os he hecho spoiler en el título, en un puente.

Por cierto, casualidad de casualidades el método gemini empieza con un ahorcamiento.

Escena de el padrino III. El banquero del vaticano ahorcado debajo de un puente.
¿Un sacrificio ritual? No, que va.

Publicidad, puedes no leerlo

Si te ha gustado esta locura y tienes curiosidad por el método Gemini puedes comprarlo en este enlace de Amazon para que yo me lleve una comisión:

DAME ARGO PRIMO, creo que te ahorras algún eurillo pero no te lo puedo asegurar.

Notas

(1) Henry aparece en este cómic, muy poco, sólo un momento.

(2) En “Aprenda de la mafia” del ex-gángster de la familia gambino, Lou Ferrante, explica muy bien que las líneas entre el mafioso y el emprendedor son muy sutiles, que los primeros eran enérgicos empresarios que ganaban un montón de dinero con sus negocios legales.

(3) ¿Qué es la religión sino un puente entre dos mundos?

2 Replies to “EL MÉTODO GEMINI [magius]”

  1. I happen to be writing to make you understand what a wonderful experience our princess went through visiting yuor web blog. She realized too many things, with the inclusion of what it is like to possess an incredible teaching style to make the rest without problems understand various very confusing topics. You undoubtedly surpassed visitors’ expected results. Thanks for supplying those warm and helpful, trustworthy, revealing not to mention unique tips on your topic to Tanya.

  2. I enjoy you because of all of your effort on this blog. Ellie enjoys doing internet research and it’s easy to see why. All of us hear all about the compelling manner you create functional ideas by means of the blog and as well cause contribution from other ones about this article and my child is being taught a great deal. Enjoy the remaining portion of the new year. You’re the one carrying out a first class job.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *