ESCRIBIR UN LIBRO

Tiempo de lectura: 3 minutos

En la imagen se  ve a Proteo, el cual es un buen ejemplo de cómo escribir un libro.

(…) el toro sueña un toro de agujeros y de agua (…)

Federico García Lorca, poeta en Nueva York.

No paro de pensar en la cuestión de cómo articular mi creación narrativa, cómo escribir un libro::

Cómos, porqueses y deseos hambrientos de conexiones sinápticas ocultas me rodean y agobian. Quiero poder, conocimiento y dinero, juego al injusto y falso juego de la vida con plena consciencia. Joder, soy gilipollas.

Escribiendo esto veo que recorrer un camino tántrico, a saber, hacer como el joven bramán que Herman Hesse describió y navegar el río de la vida con una consciencia unitaria y contradictoria es jugar con varios puntos de ventaja. Quiero creer en el universo y en sus extrañas inteligencias.

Dada mi constitución personal, e-xtraña e intransferible, me resulta aburrido y esforzado escribir de manera planificada; tengo demasiados intereses, no me gustan las constricciones, pensar que voy a tirarme meses escribiendo de manera predeterminada y fija es ser ingenuo (1): Poesía, ideas extrañas, separar creación de edición, establecer momentos de conexión significativa, extraer oden del caos de mi mente… ese es mi arsenal.

Escribir un libro es una guerra

¿Pero qué guerra estoy peleando? Hay una contienda que no puedo obviar pero cuya existencia no integro de manera harmónica; la batalla por la atención de las mentes. En mí hay resabios de comodidad y de puro juego, eso debe parar. Me exijo fortalecimiento, este puto mundo hay que transformarlo y las etapas de esta batalla incluyen ser cada vez más comprensivo e inteligente. A veces pienso que no podré pero en general pensar que no se puede funcionar como profecía autocumplida, que le jodan a esa hechicerías moleculares (2).

La tecnología escrita es una forma de transmitir información, punto. O sea, dentro del kosmos parte de mi trabajo, como otros humildes trabajos que por ahí vagan, es ayudar al gran cerebro, entidad nouménica y apocalíptica, a autoformarse en el complicado, contradictorio e integrador devenir histórico. De ahí extraigo un salto de fe fundamental: Amar mi constitución particular, mi yo específico, ya que quizás así es como el gran y complicado destino me quiere. Cada sedimento es necesario para edificar el punto omega de la historia.

En ello estamos.

Apéndice: Gozos flameantes

(…) Suerte que puedo pensar y que el cielo puede nevar (…) Allen Ginsberg.

Estructuras de haikus revelan enseñanzas morales obvias, la subjetividad y la objetividad son un eterno gozo que no observamos por el apego, la mente se acostumbra y como una gelatina viscosa atrapa y mata a la pura percepción. La vida como huida de una trampa (vetas de gnosticismo). Escribir un libro como estrategia de reproducción sexual.

(…)He visto el movimiento del cielo
Dije «Esto es el fin» (…) Jack Kerouac

Recuperar la percepción significativa, la ilusión de control y de libertad individual es una trampa necesaria, un trampantojo (3) en un juego mucho más grande llamado devenir histórico. Pensar que no hay hilos invisibles, que espíritus concretos no te influencian y trabajan contigo es jugar a ciegas la partida del universo. Esa es la clave, y por eso, a pesar de tener 29 años y no tener trabajo río mucho. Esos generales reunidos en misas negras no me arrancaran la sonrisa, tengo abejas, aire, familia, internet, masturbación y pdf´s de esoterismo descargados. Me vais a comer los huevos. Y puede ser que vaya a por vosotros.

NOTAS

  1. Mientras escribo esto pienso que esto es una simplificación grosera: la creatividad necesita límites y sin duda muchos escritores se lo pasan bien generando detalles y multiversos dentro de una estructura dada. Simplemente no es mi caso.
  2. Las llamo hechicerías moleculares porque las profecías autocumplidas no sólo fruto de meme propios de un cuerpo social concreto sino formas
  3. Esto del trampantojo me recuerda a una cosa de la que habla Ken Wilber en «una visión integral de la psicología», desde todos los estadios evolutivos se puede acceder a varias experiencias cumbre pero estas de interpretan en base a la psicología ordinaria del sujeto, por eso alguien con una mentalidad mágico-egocentrica interpretará la iluminación como que él es especial y tiene poderes. Hay una dialéctica oculta en estos errores, donde la ignorancia acaba alumbrando posteriores verdades y harmonías, de la que nadie está hablando.