Experimentos radicales

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Ya dije que este blog no era rentable, sigo pensando en ello. Estoy pensando en que la única manera en que se convierta en rentable, en menos de un año, es con experimentos radicales, cuando cualquier agente se acerca a un abismo aniquilador entonces una estrategia estocástica se hace necesaria. Muchos de estos experimentos implicarán coger lo que he escrito y cambiarlo, modificarlo y transformarlo; quizás lo transforme en un libro, estaría guay. Este blog es una extensión de mis cuitas, lo estocástico se vuelve para mí atractivo, los daemones (pedante metáfora) que impiden que instaure altares de coño, rezos a Tanit, amuletos fálicos, en suma, un culto jovial y masculino a las visiones provocadas por una píldora roja, lo que impide es una serie de mecanicismos, basados en la biología pero articulados de manera artificial y repetitiva; programar o ser programado. Pero antes debo descubrir qué experimentos radicales llevar, aquí sólo puedo explorar y anticipar que habrá dioses, marketing, redes sociales elitistas, experimentos fallidos, el arte llevado a sus límites y posibilidades, cuestionamientos de por qué el modelo que funciona de narración es el mítico-heroico, disparos al aire con la imaginación, polvos contra los pinos.