En qué consiste el AUTOENGAÑO

Tiempo de lectura: 2 minutos

El autoengaño permea la conciencia humana, y es imposible de eliminar completamente, ni siquiera es necesario ya que nos hace más efectivos en la persuasión y nos hace más felices pero aún así como toda función natural puede hipertrofiarse y dominar nuestra vida, obstaculizando nuestro desarrollo personal. Por eso la clave es HACER DIFÍCIL EL AUTOENGAÑO.

Mientras que nuestro cerebro, cuando planea y está relajado, hará planes donde la satisfacción a largo plazo, la productividad y el autocontrol imperen pero cuando estemos inmersos en la acción nuestro cerebro nos autoengañará para que seamos cortoplacistas, improductivos y nos descontrolemos al antojo de nuestros vicios y pasiones. Esto es así, y saber que nos va a seguir pasando siempre evitará cualquier autodesprecio moral y culpabilización, pero eso no implica que no podamos inmplementar reglas de acción que nos permita bloquear un alto porcentaje de este autoengaño.

Y por eso son básicas las reglas, lo bueno de las reglas es que las creamos cuando estamos serenos y tranquilos, cuando no estamos avasallados por las pasiones , lo cual nos da objetividad y nos hace escapar del embrujo de la deseidad (la libertad del deseo, un pseudoconcepto muy peligroso). Estas reglas, de estricto cumplimiento hacen que no tengamos que tomar decisiones impulsivas y es que lo malo de estas decisiones es que son:

-Contaminadas: Las tomaremos guiados por el deseo particular que nos contamine en dicho momento.

-Costosas: Tomar decisiones consume tiempo y energía, que no podemos derrochar cuando estamos trabajando.

-Desmemoriadas: El deseo es tan voluble y cambiante a lo largo del día que puede suceder que por la mañana uno piense en lo importante que es el ejercicio para la salud y la longevidad y que a la noche se te olviden esas razones. Por ello tener la regla “haz ejercicio todos los días” te ahorrará la molestia de tener que recordar todos tus voluble motivos.

Pero aún así, con reglas y aplicando 101 trucos de productividad te seguirás engañando, es inevitable. Los deseos que te pueblan son muy fuertes y se quieren imponer y dominarte, ellos son hijos de una larga evolución biológica,lo llevas en la sangre LITERALMENTE. No pasa nada, incluso aunque te ganen será una victoria pírrica, incluso podemos considerarla una pequeña liberación entre tanta disciplina ya que se lo habrás puesto muy difícil al autoengaño. Para que se entienda mejor,no es lo mismo levantarte y pasarte mirando el facebook todo el día porque te apetece a que, a final del día, te saltes tu regla de no ver facebook “porque quería compartir una información interesante” (autoengaño), aunque ambos parezcan fracasos hay claras diferencias: en el primer caso has perdido horas y en el segundo minutos. Se lo has puesto difícil, como Billy al Predator.

¡Billy! ¡Billy!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *