HIPERsigilo

Tiempo de lectura: 5 minutos
Una portada de los invisibles, de Grant Morrison. El primer hipersigilo de la historia.
Contigo empezó todo

El guionista de cómics y mago del caos Grant Morrison acuñó el término hipersigilo. Especialmente con su obra los invisibles, aunque posteriormente en el asco también lo llevó a cabo, consiguió que el mismo cómic se convirtiese en un núcleo irradiador desde dónde los deseos y transformaciones que el escocés quería plasmar en su vida y en el mundo llegaban a la realidad con impactantes, profundas y caóticas consecuencias.

Sale King Mob atado a una silla, en la sala de tortura. Esta escena se manifestó, vía hipersigilo, en la vida de Morrison.
Esta escena lo mandó al hospital

¿Y por qué hipersigilo? Para cualquier despistado, que aún no sabe nada de magia del caos, ni de cómo el abuelo de la misma, Austin Osman Spare, creó los sigilos tengo que deciros que básicamente un sigilo es una codificacion, pictórica, de un deseo.

Tu deseo de follarte a tu compañera de clase lo conviertes en letras sueltas que a su vez se dibujan y se convierte un abstracto glifo, que suele tener, y lo digo por experiencia, una apariencia entre paleolítica y extraterrestre.

Un sigilo dibujado a boli. Hay un ser con cuernos, barras de energía y un escudo.
un sigilo personal

Este glifo/sigilo puede ser trabajado de muchas maneras aunque la más habitual es «cargarlo» mediante un trance mágico y destruirlo, para evitar que la rumiación individual sobre el resultado contamine la operación mágica. Es decir, no hay que pensar mucho en el resultado que quieres obtener.

El hipersigilo es una continuación y modificación de este tipo de trabajo. En el hipersigilo hay varios sigilos, todos unidos por un aparataje simbólico de tal manera que el trabajo, si se hace bien hecho, se fortalece mediante sinergias ya que los distintos símbolos se agrupan, los significados empiezan a operar mas allá de la voluntad superficial del operador mágico y los resultados brujeriles empiezan a suceder, vía efecto dominó, vía efecto mariposa.

Un cuadro de Austin Osman Spare
Austin Osman Spare. Gran pintor, mejor mago.

Y aquí difiere un poco mi posición de las ideas que en internet hay sobre el hipersigilo, al ser un tema poco tratado, apenas esbozado por Grant Morrison, la gente rellena los huecos lo mejor que pueden. Muchos consideran que un hipersigil es simplemente codificar un deseo por medio de una forma artística. De esta forma el hipersigilo más simple sería:

Yo, quedé con mi compañera de clase y me la tiré.

Eh, a lo mejor te funciona socio, pero en mi experiencia, para que un hipersigilo sea realmente poderoso y cree resultados en tu vida debería tener varias de las siguientes características:

Características del hipersigilo

  • Codificación: El deseo sin codificar, expuesto a la observación y juicio de los demás, pierde su poder. Por eso a la magia se la denomina esoterismo/ocultismo.La naturaleza ama ocultarse, que dijo Heráclito. Eso es poder y algunos tipos listos lo entendieron. Grant Morrison en su cómic se hizo llamar King Mob, no Grant Morrison.
  • Interrelación de símbolos: En los invisibles la célula anarquista está compuesta por 5 miembros, cada uno de ellos es una representación simbólica de algunos aspectos de Grant Morrison. De tal manera que la obra se convierte en un microcosmos que representa el macrocosmos mayor que es nuestro mundo.
  • Contaminado por el mundo real: La idea no es sólo que el hipersigilo contamine el mundo real sino al revés que el mundo real contamine el sigilo, cómo puedes aprender de Jano, dios de la magia, de los comienzos y los finales, todo tiene dos caras, en una puerta siempre hay dos lados y por ello para que tu obra influya en el mundo el mundo debe influir en ella. Grant Morrison tuvo una experiencia de abducción extraterrestre en katmandú y no dudó en ponerla en el cómic.
  • Potencia artística: Cuanto mejor sea tu obra, cuanto más corazón y tiempo pongas en ella, más posibilidades de que esté «cargada». A más gente se emocione y conecte con los símbolos que has creado más posibilidades de que estos cobren vida, quizás por resonancia mórfica, quizás porque psicológicamente uno se ve más estimulado por su obra, whatever.
  • Poder grupal: Hay una teoría que expresa que los sigiles funcionan mejor en grupo, igual que los peces tienen más posibilidades de sobrevivir cuando están agrupados en bancos que por separado así pasa con los sigiles. Esto conecta con algo que aparece en muchas mitologías: Venus va rodeada de amores, Shiva de Ganas, Lucifer comanda legiones de demonios. King Mob, rey multitud, aparece otra vez de manera no casual.

Más complejo no es siempre mejor

El primer artista fue un chamán. En los primeros estadios de la conciencia humana la capacidad de convertir los datos sensibles en historias en las que las mentiras, fantasías y proyecciones creaban un encantamiento que conducían a un ligero trance a su público exigían una mentalidad de apertura y de disrupción sólo común a tipos que se atrevían a irse a una montaña y volver 40 días después al borde la locura.

Por ello muchos elementos puramente artísticos deben ser combinados y de ahí que hablemos de Alan Moore, el gran adversario de Grant Morrison. Podemos comparar los dos cómics de Moore en los que él ha explorado la mitología de Lovecraft. El primero de ellos es Neonomicón, un trabajo alimenticio, según el mismo Moore, donde indaga en los aspectos sexuales e invierte la cronología clásica que se haya en los primigenios creados por Lovecraft. El segundo de estos trabajos es Providence, según Moore el último de sus cómics y una extensa investigación sobre el mundo y la obra de Lovecraft.

Si nos atenemos al trabajo y la complejidad debemos decantarnos por Providence, al igual que sucede con otro de sus grandes cómics, From Hell, la narración sirve como base para currada radiografía de toda una época. Pero si la miramos como una obra ficcional en sí es mucho mejor Neonomicón, más simétrica, mejor narrada, más divertida y con conceptos más claros y rompedores.

Esto, saber que no necesariamente más trabajo y más complejidad es más efectivo, resulta muy útil para generar potentes hipersigilos ya que no es necesario escribir la obra del siglo para que el hipersigilo impacte no sólo en las consciencias de los espectadores sino que genere ondas de choque en el frágil quantum de lo real.

Mi conclusión sobre el hipersigilo y una advertencia

En los hipersigilos, tal como en la magia hay un montón de imponderables. Cosas que sabemos que en realidad no sabemos y cosas que no sabemos que no sabemos, y es por ello que todo posible hueco sólo podrá ser descubierto por los mismos magos, trabajando y jugueteando, equivocándose y acertándose.

El hipersigilo no es sólo un asunto narrativo; aunque para explicarlo yo he tomado ese enfoque, que es con el que estoy más familiarizado, en realidad las claves del hipersigilo que he compartido se pueden aplicar a la música, a la poesía, al dibujo, a la cerámica, a la fabricación de armas e incluso a la cocina ¿Cómo? Ah, eso te lo dejo a ti, amigo, yo soy la Esfinge y tú Edipo.

Una cerámica griega donde vemos a Edipo enfrentándose al acertijo de la esfinge. Un hipersigilo es enigmático.
«Edipo rey, maldito al nacer, a tu padre matarás y por esposa a tu madre tendrás!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *