La desaparición del proletariado

Tiempo de lectura: 2 minutos

<<Proletarii>> era una palabra latina que designaba a esas masas urbanas, absolutamente pobres, que sólo tenían hijos. Este estrato social, objetivo principal del pan, el circo y la legión romana funcionó como ejemplo histórico de otro momento de acumulación primitiva, desposesión rural y transformación social: La revolución industrial y el auge del capitalismo.

Es por eso que el termino proletariado se usó para hablar de la clase obrera, seguía siendo preciso en una época de largas jornadas laborales, trabajo infantil y precariedad absoluta. No es de extrañar que las cuestiones sobre la reproducción social y biológica de la clase obrera fueran de interés desde el principio, por ejemplo muchos pensadores socialistas fueron maltusianos, entendiendo que traer más bebes obreros era una forma de engrasar la maquinaria capitalista y de aumentar el ejército industrial de reserva, de ahí el interés por parte de estos pensadores en las novísimas técnicas anticonceptivas.

Pero algo cambió, algo destruyó el sentido de la palabra proletario aunque por pura inercia ideológica se siga usando.

Los cambios

La revolución sexual, que fue al mismo tiempo técnica, social y cultural, propició la posibilidad de un control de la concepción. Esto acabó con las clásicas estampas de las familias obreras, llenas de chavalitos. Los baby boomers fueron los que renunciaron a criar como conejos. Podemos añadir también cambios en el estilo de vida; la inflación del turismo, del mundo de la cultura, de los hobbies… ha posibilitado que haya una flexibilidad en los estilos de vida que no implique necesariamente nacer, trabajar, criar hijos y morirse. Pero ojo, hay más cosas, por una simple cuestión de estatus y de crecimiento de nuestras necesidades se necesita más dinero que antes para mantener un estilo de vida que se considere digno, esto sumado al estancamiento de los salarios y a la burbuja inmobiliaria ha propiciado que cada vez los jóvenes vean más difícil formar una familia.

Se ha producido una situación curiosa, antes el proletario era el que cuya única posesión eran sus hijos. Ahora los hijos se han convertido en una marca de estatus, sólo quienes tienen pasta pueden tener muchos hijos a una edad biológicamente óptima. Mientras que la clase media aspiracional, que cobra 1100 euros, postergar la paternidad con la esperanza de ascender como redactor en la empresa de branding, los futbolistas pueden tener 3 hijos a los 24 años. En ese sentido el proletariado, ha muerto, ya ni siquiera es posible, en esta situación, sólo tener hijos aunque claro hay excepciones (1).

Notas al pie

(1) Las excepciones son, por un lado la clase obrera del tercer mundo, que continua en otro régimen demográfico donde los hijos son fuente de trabajo y en el que la anticoncepción es más limitado, y por otro lado el lumpenproletariado, terrible etiqueta que hace referencia a la subclase obrera: inmigrantes ilegales, delincuentes, adictos… en estos casos tanto sus entornos de alto estrés como quizás, y esto es polémico, sus propias caracteristicas impulsivas, produce que entre ellos siga habiendo altas tasas de fertilidad, superiores a las de la clase obrera y media.

3 Replies to “La desaparición del proletariado”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *