La infranet: uso mi entorno como oráculo

Tiempo de lectura: 3 minutos

La infranet es la forma guay de hablar de los datos que ofrece nuestro entorno a una mente receptiva y abierta. La racionalidad está guay pero como todo avance atrofia muchas habilidades previas y una de ellas es la intuición; usar la infranet es cómo usar un tarot pero en vez de baraja usas la vida misma: graffitis, colores, palabras que se oyen, mensajes en carteles, resonancias simbólicas.

Aquí, más que una teoría de la infranet, también conocida como deriva mágica, voy a narrar mis exploraciones al respecto, como un diario abierto y constante que iré actualizando, con las cosas que aprendo, las técnicas que uso, etc.

Miércoles 10 de febrero de 2021

Llevaba tiempo queriendo recuperar el impulso mágico, anoche estuve leyendo de manera compulsiva entrevistas a Grant Morrison, empapándome de la brujería urbana, postmoderna y de flujos de creatividad anárquica e integral.

Está mañana he acompañado a mi novia al carrefour, tampoco quería que fuera sola. Hemos parado en la Repsol y ahí he decidido abrir mis sentidos y resonancias a los posibles mensajes: agua, limpieza, flujos que vuelven sobre sí y se autogeneran en nuevas estructuras. Un mensaje de curación y sanación, quizás es adecuado porque vengo de una semana de estar tirado como un perro, siendo una mediocre versión de mismo. He rezado, en silencio, a San Cipriano, para que nos proteja del Covid19. Después he seguido a mí novia, estaba pensando en mi vida sexual y en las posibilidades no explotadas, justo ha pasado una chavala joven, estaba rica y contrastaba con la clientela habitual, viejos y viejas, ella se ha ido y justo he mirado a mi derecha y me había parado delante de paquetes de Starbucks, con su diosa Isthar (con la que tengo pendiente trabajar en profundidad) como símbolo:

Después hemos ido a la ITV de Mariano Rojas, y meintras esperaba a mí chica he hecho el ejercicio de nuevo y he advertido el desnudo bajando la escalera de Duchamp, un color naranja justo en un umbral (signo mercurial) y mensajes fálicos y sexuales. Después he tenido que esperarla en otro sitio y he escuchado a los pájaros y he especulado con aprender su lenguaje mediante pura escucha intuitiva. Después he llegado a la casa y ahí he comprendido que el robo que hemos cometido sin querer (no hemos pagado dos latas de berberechos) y todos los significados asociados han sido mercuriales (robo, comercio, comunicación, magia, viaje, la moneda de Chipre que hemos encontrado, donde hay una cruz, liminalidad, y que queremos vender y ostias, es miércoles). Veo, en esta jornada que la comunicación funciona al principio de manera forzada, uno busca y adocia significados que muchas veces son pura subjetividad pero mediante este trabaja acaban emergiendo intuiciones y conexiones que ni de COÑA las pone uno ahí, emergen. De ahí que ser ateo sea una forma de profecía autocumplida, lo daimónico exige trabajo y búsqueda, la respuesta viene después.