La pureza del lenguaje

Tiempo de lectura: 2 minutos

Creo en la pureza no como un núcleo arcaico que perdimos sino como una emergencia luminosa, oculta por el barro diverso que mimetiza y transciende los momentos de autenticidad pasado, eso incluye viajes en el espacio, repasar en Wikipedia evidencia sobre el antiguo sistema electoral estadounidense, pensar en su coñito mientras eyaculo en mi mano y ser consciente de que ¡Oh bendita libertad! Ningún conocido mío lee estas palabras. Y es raro, a mí, por el simple morbo de captar espacios de vida ajena, me gustaría leer algo similar de cualquier conocido pero es de mal gusto proyectar mis miserias y costumbres en los demás.

Rambo en el pecho del jambo y el jambo sin poder respirar, el lenguaje se replica parasitariamente y deja poco espacio para la mente. Como en The Sopranos donde hay lecciones de vida y poder; ante la negativa del enemigo práctica la política del hecho consumado.

La idea posee y transciende al individuo, necesariamente lo niega en algún momento, esto permite ir más allá de la lógica mamífero como un George Washington rechazando la corona porque no creía en ella. Picores de cabeza, una penumbra pegajosa de boca seca; consciencia de la importancia de un flujo lingüístico libre y también saber que tiene su parte de suciedad y ciego determinismo. Un ruido como de lluvia, desconocido, viene de fondo. Me hice daño y le mentí a mi madre. Hasta mi abuela, la mujer más buena que conozco tiene momentos injustos y crueles que yo acepto. Respiraciones entrecortadas y bruscas, conscientes, procrastino lavarme los dientes, escribo un privado en Twitter, me saltó barreras de clase, prestigio y dinero; no puedo parar de comunicar lo que soy en este juego a lá Bordieu, Primate gonna Primate. Interrupción larga de la lectura, me tratan condescendiente en Twitter y me molesta, síntoma de poco poder por mi parte. También tengo que tirar la basura y me da toda la pereza.