Oración a San Cipriano contra el Coronavirus

Tiempo de lectura: 4 minutos
San Cipriano, en cuya oración confíamos.

Jason Miller es uno de mis autores preferidos en esoterismo, mezcla rigor, con un lenguaje sencillo y un enfoque muy pragmático y realista. Hace poco en su Newsletter ha compartido una reflexión sobre la naturaleza de la oración que me ha parecido muy interesante. Aquí os comparto tanto la oración a San Cipriano contra el coronavirus como la reflexión sobre cómo se conecta el trabajo de los ángeles con el de los santos

El circuito Santo-Ángel

Me preguntaron esta semana sobre si era correcto trabajar con varios espíritus para solucionar un mismo problema, no sólo es correcto sino que yo lo hago todo el tiempo. Lo cual me recuerda al circuito Santo-Ángel.

Creo que la mayoría sabe que la electricidad sólo circulará a través de un sistema que es conformado como un circuito completo.No es suficiente enganchar un cable entre una batería y una bombilla; necesitas otro cable para completar el circuito, sin bucle no hay luz.

Ten en cuenta que las oraciones para los santos y las vírgenes terminan a menudo con un «recen por nosotros», oraciones para los ángeles, en cambio, llevan a cabo la acción directamente en nombre de Dios. A esto lo denomino el circuito «Santo-Ángel».

Reza al santo para enviar tus peticiones a lo divino, entonces reza al ángel o al espíritu santo para llevar a cabo la acción desde el reino divino hacia el reino terrenal.

LA oración a San Cipriano contra el coronavirus

Conjura la siguiente imagen en tu mente, San Cipriano de pie en la entrada de una cueva, llevando su libro y su báculo. Dos leones han emergido de la cueva, están cada uno a un lado del santo, a sus pies. San Miguel está a la derecha del santo y San Rafael a la izquierda.

San Rafael
San Miguel

Oh Cipriano, sagrado taumaturgo: Santo y hechicero, mártir y mago, bendíceme. Toma mi oraciones y hechizos y hazlos tuyos.

Cuéntaselo a Cristo, el salvador en los cielos quién exorcizó a los afligidos y sanó a los enfermos.

Cuéntaselo a Lucifer, el liberador en los infiernos, quién cayó por la libertad y comanda a todos los demonios.

Cuando conjures estos hechizos ya no serán palabras mías sino tuyas. Oh San Cipriano, tú que participas igualmente de la misa y del Sabbath, bendice mis esfuerzos por seguirte en tu camino. Tú que te mezclaste con ángeles, demonios y espíritus terrenales, concédeme el poder de mandar a los espíritus tal como tú hacías y como Salomón y Manasés hicieron antes de ti.

Oh Arcángel Miguel, tú que diriges los ejércitos celestiales, permanece a la derecha de Cipriano para protegernos de la pandemia y blindarnos frente al contagio.

Oh presidente Marbas, tu que causas y curas la enfermedad, permanece a la derecha de Cipriano y conduce a la pandemia abajo, hacia el inframundo.

Oh Arcángel Rafael, divino médico, permanece a la izquierda de Cipriano, sánanos de la enfermedad y retarda la expansión del coronavirus hasta que se detenga.

Oh presidente Buer, león del infierno, permanece a la izquierda de Cipriano y sánanos de los achaques. Haz que la medicina esté disponible con rapidez para que velozmente la plaga sea conducida fuera de esta tierra.

Protegénos a nosotros y a aquellos dentro de nuestra esfera de la enfermedad y de la muerte

Blinda a los trabajadores expuestos al virus.

Inspira a los doctores que están trabajando en una cura.

Amén.

¿Qué es tan interesante de esta oración?

La magia es tan antigua como el lenguaje (1), y muchas veces para guiarnos a través de ella no nos queda más que buscar en la tradición y en la magia de nuestros ancestros. Ya desde el chamanismo, que es el origen de la religión y de la brujería, está la idea del axis mundi, el chamán tiene tanto la capacidad de bajar a los infiernos como de subir a los cielos. Esto se perdió con el cristianismo, el infierno pasó a ser cárcel y basurero donde depositar la sombra de toda una civilización, la revuelta luciferiana y satánica hizo lo contrario, asaltar los cielos y prenderle fuego a los mismos y por el camino perdimos un hilo rojo que se recupera con San Cipriano.

La cruz y la encrucijada de caminos, en ambos símbolos se condensa parte de la naturaleza y destino de todo mago; ser paradójico y contradictorio, navegar entre reinos y espacios, comerciar y negociar con seres de todo tipo. Nuestra sociedad tiene detrás de sí 2000 años de cristianismo, y aunque muchos ya no somos esclavos de él y hemos recitado el padrenuestro del revés también queremos recitarlo del derecho (2) ¿Por qué renunciar a ese poder? ¿Por qué no comerciar con ángeles y demonios?

También es interesante como un modelo parecido al neoplatónico aparece en la práctica mágica, donde tanto para ascender como para descender en los diferentes niveles de realidad es necesario trabajar en cada estrato y no caer en prejuicios protestantes y teístas según los cuales sólo necesitas tratar con Dios directamente. Aquí vemos que no, que como en este caso de la oración a San Cipriano contra el coronavirus, es necesario manejar toda una escala de intermediarios.

Notas al pie

(1) Idea defendida por Alan Moore en «Ángeles fósiles», panfleto bellamente editado por La Felguera

(2) Un rito muy común de iniciación a la brujería consiste en rezar el padre nuestro al revés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *