Philosophie chez Carrefour

Tiempo de lectura: 2 minutos

La fantasmagoría del deseo, paquetes de significado que producen estallidos de viejos significados: crujiente, artesanal, jugoso. El sistema te vende la inmediatez sensorial que nos robó. Un bonito, muerto con el ojo rojo e inflamado, seguramente fue la falta de oxígeno, el homo sapiens y nuestros terroríficos ancestros salieron del maenpaa volver como cosechadores sin piedad, el simple acto de extraerlo del mar los mata usando las más vieja de las armas: el cambio brusco y radical.

Si entendemos el hormiguero humano como una inteligencia emergente dentro de la gran red de la vida que es otra inteligencia emergente (círculos dentro de círculos) se entiende que las masacres y folladas propias de la selva funcionan como un sistema inteligente y ciego, cual algoritmo, donde quién es capaz de apuntar al espacio asesina y metaboliza a quien sólo mira con ojos de besugo. Veo a los currantes, obedeciendo de manera automática órdenes, si la subjetividad fuera absoluta habría un espacio de decisión radical que tiene más de exageración filosófica que de sustancia real. Me recuerda a la red de órdenes y comunicaciones basadas en las feromonas propias de las hormigas: en el caso humano serían aprendizajes, castigos, recompensas, hábitos neuronales e instintos sociales y gregario que se activan de manera eficiente y posibilita la cooperación. Esto dulcifica y elimina la épica tipo Conan pero con todos los retos que tenemos delante es tontería añorar eso, con simulaciones y deportes podemos saciar esos impulsos no resueltos.

Llegamos a la compra, tenemos de todo, manjares futuros pero la complejización de la vida nos ha robado La conexión directa entre esfuerzo-recompensa, la épica de la caza y recolección y el placer del festín. Este hiato, que se produce debido a la eficiencia, la economía de escala y la colaboración impersonal produce una falta de épica que se intenta paliar con un consumo conspicuo de ficciones en la que disfrutamos de manera vicaria.

Observo los plásticos, viejo petróleo extraído para garantizar de manera barata y escalable, sin ineficiencias elaboraciones textiles y vegetales, de las más vieja de las tecnologías: el transporte, la capacidad de superar la inmediatez. Ese es el núcleo de la civilización, la superación de la inmediatez con todo lo bueno y lo malo que ello tiene.