Shangai

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Sabores a pan tostado y proyectos intermedios. Retroalimentación electrónica que estimula e intoxica mi mente:

Sexo con mi mano, la abstinencia y la imaginación me permiten edificar iridiscentes Palacios de coño. Duermo en la terraza, la diferencia de temperatura puede ser de hasta 10 grados: las mejores técnicas refrigerantes son sencillas. Recuerdo humillaciones pasadas, cometidas contra mí por la pequeña burguesía, arrogante y mediocre, es imposible que sienta rencor y no por pastelosa compasión sino por cuánto he transcendido ese campo de batalla mezquino y pequeño. Pienso en el dinero, en vías de acción y me arrepiento, slightly, de estar escribiendo prosa facilona y barata.

A

Tengo pendiente aplicar mi mapa cósmico, evolutivo, transcendente/regresivo en ciclos constantes a mí realidad individual. Esto seguro de que obtendré jugosas conclusiones e iré más allá de los automatismos propios de la vida cotidiana.