Trancendencia y regresión

Tiempo de lectura: 4 minutos


Prólogo: La gótica culona

Es un meme muy popular, el de «sólo quiero una gótica culona», todo lo que triunfa es por algo, porque toca algún anhelo colectivo y profundo. El culo, es, como explica Ter, el nuevo canon de belleza. Una regresión más animal y primitiva, una sobrecompensación propia de sociedades hastías de silicio, big data y conceptos. La gótica es la herencia manoseada de diversas heterodoxias europeas, donde el sentimiento, lo melancólico y lo oscuro se cultivan frente a la supremacía y represión de un Dios que habita en luminosas catedrales, estamos ante dos regresiones, que unida a la escasez sexual propia de entornos de emparejamiento extremadamente desiguales provoca que mediante humor paliemos el dolor de ese deseo no saciado. No delinearé soluciones, sólo constato una situación.

Prolegómenos: El rey anarquista

El anarquismo fue seguramente una de las primeras consecuencias del proceso de hominización, la explosión en inteligencia hace que la capacidad de forjar alianzas y límites, mediante la comunicación, sea más importante que la simple fuerza bruta, como explicó en Tótem y tabú Freud, el padre fue derrotado y asesinado, las mujeres compartidas. Pero este pecado original, esta fundación constitucional de cierto estado igualitario no era un edén rousseauniano y estable, tal como explicó Pierre Clastres en La sociedad contra el estado eran necesarios varios mecanismos para poner límites al caudillismo que de manera casi orgánica surgía, ese impulso está ahí, es el mismo impulso que hace que la gente admire a un famoso (1), el rey fue depuesto pero tiene hambre de retornar.

Eso es lo que muchos proyectos republicanos e igualitarios no entienden, nos gusta la pompa, los caudillos, el poder y las jerarquías. Y ninguna crítica racional y lógica puede destruirlos, es más, cuando los proyectos igualitarios han derribado los tronos y los altares estos han acabado apareciendo por la puerta de atrás, sólo hay que ver el enterramiento de Durruti. Es por eso que al igual que sucede con todos los aspectos dialécticos de la realidad sería necesario incluir, en los diversos proyectos igualitarios, elementos de jerarquía, monarquía y poder de manera que sean beneficiosos y jugosos: Pienso en reyes estacionales y por sorteo, aceptar la pompa y redistribuirla, aceptar el altar y convertirlo en carne.

Trancendencia y regresión

El poder es cultivado a través de la independencia, de la destrucción de los apegos y deseos, en eso coincidían cínicos, estoicos y budistas. Si yo tengo algo que tu deseas, automáticamente tengo poder sobre ti, la afirmación hay que leerla al revés, si quieres poder rompe el hechizo, literal y metafórico, del deseo. La meditación, vía el ayuno de dopamina, incrementa otros placeres. Se puede decir que una manera de ganar es no necesitar el trofeo.

Sucede algo curioso a nivel laboral, esta sociedad nos ha entrenado para cosas que posteriormente no demanda, hay un hiato, un desencaje, entre el sistema educativo y el mercado laboral, pretender que todo eso es culpa del joven idealista que estudia filología árabe es de una crueldad y desvergüenza increíble. Esto que narro sería imposible en sociedades menos complejas, aprendías con tu padre a pescar, cazar y sembrar y sin duda había maneras de darle flow a eso, no eran habilidades con las que no ibas a jugar, aquí extraigo unas conclusiones propias de la teoría de sistemas: A más complejo un sistema más posibles bugs y efectos secundarios, más impredecibles. Por eso no es raro que surjan anhelos regresivos tanto a un nivel individual como colectivo, y no es sólo un síntoma fantasmagórico sino que es una solución inteligente, muchas veces aspectos regresivos pueden sanar y convertir en más robustos los cancerosos e hipertrofiados sistemas en los que, cual esquizofrénica tela de araña, nos vemos atrapados.

Pienso en diamantinos cazadores-recolectores de ciudad, hipsters con cabeza de ángel ardiendo por la antigua conexión celestial, inteligentes tácticos que calculan qué es más rentable dejar de consumir y/o producir por si mismos, el gozo de comer un canónigo después de dos día de ayuno.

¿Qué papel tiene la brujería en todo esto? Es una forma de regresión pero también de transcendencia, como todo espacio liminal. Nos permite elevarnos y retroceder, contactar con el ángel y la bestia, es el hilo dorado que recorre el laberinto, obviarlo es jugar con desventaja.

¿Y qué papel tiene el culto? Pues es entender el aspecto social (2) clave en el homo sapiens. Estamos hambrientos de ellos, seguro que la gran red social del futuro será un engrasador de la conexión entre cuerpos físicos concretos, toda una revolución frente a la masturbación tecnognóstica en la que nos hemos entrampado, esto tiene consecuencias y posibilidades politicas: Nos enfrentamos a varios retos como la regresión autoritaria, los límites de los recursos, la extrema desigualdad y las disrupciones tecnológicas, un neotribalismo, mediado por tecnología cosmopolitas y comunicativos podría aumentar nuestra inteligencia al cubo, saciar el hambre de tribu que anida en nosotros, sin ser esclavo de cualquier señor neofeudal que pretende jugar con los puntos opacos de nuestro cerebro ideológico, miedoso y tribal.

Notas

(1) Siempre recomiendo este documental para profundizar más en la raíces bioevolutivas de nuestra obsesión por los famosos.

(2) Cualquier intento de cambio social que obvie el gran factor que es nuestra sociabilidad estará errado, será luchar con desventaja.