Ultimátum a este blog

Tiempo de lectura: 3 minutos

(…) En el centro,
Es tu propia Naturaleza Original—
Pura y suave, (…)
Gary Snyder

La vasija de bronce alberga tesoros terribles…

…he estado pensando en matar este blog, una cosa que no me dijo el zodíaco es que llego tarde a todo: en la universidad pasé de la fiesta y me dediqué a leer, de lo cual me arrepiento parcialmente, ahora casi a mis 30 años me apetecen piercings y pendientes y, lo peor de todo, me apunto a los blogs cuando estos están en decadencia, embaucado por los vendehumos del SEO y del emprendimiento digital, pero no os alarméis, mis diez lectores diarios de media, la suscripción web de este año está pagada y he pensado una manera de rentabilizar rápido esto, si no funciona, me hago un corta pega de los textos, que a la masa no les gustará pero muchos me molan a mí y ya los reciclaré en algún sitio. A vosotros siempre os quedará poner «yyole.es» en Wayback machine.

Pero voy a calmarme, demasiado práctico y óntico me está saliendo el texto, yo quería poetizar un poco.

Los Poetas Fuego
Arden a cero absoluto
Amor fósil bombeado de nuevo.
Gary Snyder

Escucho conversaciones viejas y ajadas, soy consciente de todos los atavismos de la reproducción biológica, navego en ese campo de juego con astucia de hierro y paso de responder. Por primera vez en mi vida, empiezo a focalizarme, a concentrar energías en un punto, como un láser; sólo ha sido posible después de agotarme en lo múltiple, que si instagram, que si este tipo, esta técnica, este detalle, he apurado las heces del cáliz y la boca me huele a mierda.

El otro día estaba tirado, viendo clips en youtube de gente que es más admirada, querida y rica que yo, hubo una pelea dentro de mí por saber si más talentosa, las batallas de la autoestimita macaca. La respuesta es que no tiene por qué, pero si que es verdad que si ellos son élite en el hormiguero y si yo soy un paria es, además de por múltiples razones, muchas de ellas fuera de mi alcance y poder, porque están focalizados, todas sus inteligencias y ocurrencias van a un sitio que por simple acumulación y sinergia impactan en los demás, yo estoy desfocalizado, disperso y desmembrado como Dionisos y Orfeo. Maldigo, maldigo a esta puta sociedad que me domesticó para la especialización, donde cómo dice mi matemático preferido, pierdo todo mi poder. Ojalá a los 17 años haber concentrado todo lo que sabía, sentía, penaba y lloraba. Hubieran salido cosas guapas, algo ingenuas pero llenas de verdad.

copas de los pinos
se inclinan azul-nieve, se difuminan
en el cielo, escarcha, bajo la luz de las estrellas.

Pero basta de lamentaciones por el pasado, síntoma de mezquindad, basta de escritura de explicación; cómoda y burguesa en el sentido que usaba Harry Haller en Der Steppenwolf, llevo tiempo sin explotar y sin ser mágico como ese travelling brujo que Kurosawa nos regala en Trono de sangre, llevo tiempo sin ser gloria y poder, vieja querencia, marcada por los astros y de la que me intento curar humildemente. Dioses, vuelvo a la cobardía, mi escritura deja pistas por todos sitios, voy a tener que cortar, abreviar y explotar sólo en este epílogo:

la calima del sol;
un gran petrolero surca ligero y alto.

pero eso le pasó a otro, otrora joven, más valiente, yo estoy con dos bloqueadores de luz azul escribiendo en mi pc, soñando, corrigiendo, volviendo sobre mí, haciéndome persona, que no es fácil (no lloro por eso) en esta herencia envenenada llamada sociedad; me cago en el cornudo padre de quién quiera dominarme, escupo sobre los que me rechazaron y planto la semilla del maná, aquí mismo.

Ahora, y una vez escupida la rabia, ya calmado, os digo:

Estaba cubierto de algas.
La vida en su poema
Dejó millones de huellas
Pequeñas y distintas
Entrelazándose en el barro.