Una técnica de meditación que seguro no conoces

Tiempo de lectura: 4 minutos

Este es el clickbait más honesto de la historia porque yo llevo leyendo sobre meditación un montón de tiempo y sólo he encontrado esta nueva técnica después de años, en un oscuro libro (Future ritual) de un oscuro autor (Phillip H. Farber). Del 95 es el libro chavales. En el libro, además de los rituales y ejercicios propuestos nos encontramos con un relato corto: Un joven escritor sube a una montaña a meditar, quiere llegar a ese puro y blanco estado de consciencia donde las distracciones del mundo material no nos contaminan. Pero no puede, en su cabeza empieza a aparecer una mujer desnuda, que de manera intermitente lo distrae, lo perturba y lo erecta y cuando se quiere dar cuenta tiene a un macho cabrío, que anda a dos patas y habla al lado. El gran dios pan, que diría Artur Machen. Aquí más que ser el gran pánico y terror del bosque insondable es un canalla, un salido, un borracho, un porrero y un pesado. Nuestro protagonista quiere meditar pero no puede, el dios no para de contarle historietas, creo que todos hemos conocido a alguien así en bares y discotecas. Al final lían a nuestro protagonista y acaban persiguiendo, desnudos y lanza en ristre a dos juguetonas ninfas. Y es que en los reinos de Pan la violación y el cortejo se difuminan. Al final, cuando el la lanza de Longinos deposita la sangre de Cristo en el cáliz (algunos entenderán, otros no) alcanza un estado parecido al que estaba buscando antes de ser distraído y tentado por la marihuana y los coños.

Meditación ¿?

Entiendo a la meditación como una inhibición del lenguaje. Aquello que nos diferencia de los animales, ese prometeico regalo, esa llama que arde sobre nuestras cabezas se convierte también en una maldición. Es una espada de dos filos, uno cura y otro mata. Edgar Morin, el ya centenario filósofo (los dioses le concedan más años y sabiduría) define al ser humano como Homo Sapiens-Demens, y es que la misma conciencia lingüística que permite al ser humano escapar de sus limitaciones cortoplacistas y animales es también lo que hace que se vea atrapado por los mismos símbolos que él crea, de tal manera que acaba confundiendo el mapa con el territorio, el menú con la comida.

La meditación, técnica arcaica del éxtasis que ha ido evolucionando por ensayo y error, transmitida de generación en generación, consiste en nada más y nada menos que en apagar el parloteo mental, terminar con él. Las formas de acallar la voz interna y los objetivos que se pueden obtener son diferentes, pero lo que es indudable, y sólo tenéis que mirar por el telescopio de vuestra mente tal como no quisieron hacer los rivales de Galileo, es que la meditación revela una gran y poderosa verdad.

QUE ESTAMOS CIEGOS

Que no vemos, oímos, olemos, tocamos y olfateamos nuestro entorno, sino símbolos, que hay toda una tela de araña que surge, como un mono borracho en nuestra mente. Eso lo sabe cualquiera que haya intentado concentrarse en su respiración más de cinco minutos, pensamientos aleatorios, incomodidad, recordatorios de que hay que ir a comprar el pan, una idea ingeniosa: todos estos y más similares bits de información inundan nuestra mente en contra de nuestra voluntad. Somos títeres, y de esa conciencia de estar en una jaula encerrados (ya lo decía el esquizofrénico Phillip K. Dick) surge el proyecto de investigación de todos los psiconautas que nos sumergimos en la meditación.

LA TEJNÉ

Bien, aquí acaba el clickbait, vamos a la magra del asunto, pero recuerda, cuando aprendas y practiques la técnica haz como Aiwazz, mensajero de Ra-Hoor-Kuit, de Hadith y de Nuit le dijo:

25. Divide, add, multiply, and understand.

aquí habla Nuit, diosa infinita del cielo estrellado y del placer

La técnica consiste en concentrarse en algo en concreto, cómo se hace en TODAS las meditaciones, vamos a elegir tu respiración, por tirar de los clásicos. Te pones en postura de meditación y pones tu atención en cómo el aire entra y sale por tu nariz, intentas que todo tu universo perceptivo sea inhalar y exhalar, es condensación microcósmica del gran movimiento del Anima Mundi, macho y hembra, vida y muerte, todo se resume en aire que entra y aire que sale. Llegará un momento que te distraerás, sí, hasta los maestros de meditación con años de entrenamiento neuronal en este poderoso hábito se distraen, así es tu mente de mono. Pues cuando te distraigas ni te sientas culpable, ni juzgues negativamente ese pensamiento ni intentes combatirlo. Simplemente lo observas, lo etiquetas y piensas sobre él, por ejemplo:

Inhalación-exhalación-inhalación-exhalación-¿Estaré haciendo bien la técnica o me falla algo?vayamehedistraído, bien esta distracción es un metacomentario a la meditación, y es natural porque estoy muy implicado en esta técnica y ademas quiero que me salga bien y…-inhalación-exhalación-inhalación-exhalación-québuena está mi compañera de clase, ah mierda me he distraido porque…

Esta técnica se basa en considerar a la distracción como un aliado, la meditación se convierte aquí en una apertura de nuestros contenidos mentales y emocionales, observándolos y tomándolos como gemas de conocimiento salimos del esquema mental de la guerra, el cual exige disciplina, trabajo y tiempo y entramos en un mindset tántrico; no hay bien ni mal, ni amigos ni enemigos, el sabio no encarcela al tigre sino que lo cabalga. Tal como en el relato del principio, Pan, bajo la apariencia de una distracción en realidad era un don, un regalo que el hombre de poder debe saber aceptar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *