Unir lo que está separado

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Gente que no te escucha, intoxicación por alcohol, animales atropellados, sexo sin significado, sólo sudor y biomecánica. Triunfo de fuerzas tecno-tribales, aislamiento individual, minas de litio en Extremadura, corrupción en las universidades, jefes cabrones. La oferta del mercado capitalista es abundante y pletórica, hay casi tantos bienes de consumo como males, opresiones y micropoderes. Borreroak baditu milaka aurpegi. Puede ser hasta desolador, si ya cuesta elevar una queja al ayuntamiento y que te hagan caso imagina derrotar al capitalismo/patriarcado y antropoceno. Pero recordad, leyentes, que la indefensión aprendida es una enfermedad de la imaginación, que lo único que hay que hacer es conectar puntos y esperar, con gozo, los atajos subterráneos y aéreos con los que combatir al Imperio; y es por eso que como cada vez más vegano, lo que reduce sufrimiento mamífero, ahorro, pierdo peso y descargo trabajo femenino de las cocineras habituales, luchamos contra la emisión de CO2 propiciando actividades y posibilidades locales y comunitarias, por no hablar de cómo se pueden conectar las criptomonedas (acabar con el intermediario a nivel general) con una forma libertaria y democrática de gobierno, que transcienda las mezquindades mamíferas, al mismo tiempo una revolución psicodélica/daimónica, que le de vida y voz a la tierra, junto a nuevas libidos artesanas y en el hacer, eliminará bastantes puntos de poder en la mega-máquina. Y así, so on and so forth.